Cada día tu dinero vale menos

IMPORTANTE: Esta entrada pertenece a un emprendimiento pasado con el que intenté crear una comunidad financiera alrededor de la jubilación temprana y la gestión de finanzas personales. Ahora la guardo porque creo que puede incluir contenido de calidad que te ayude en la vida.

Desde que tengo memoria uno de los mejores consejos que me han dado es que ahorrara dinero para el futuro. Lo que no me dijeron directamente era que no era suficiente con guardarlo, además debía invertirlo para que no perdiera su valor… Como creo que te puede interesar, hoy voy a explicarte por qué cada día tu dinero vale menos, bastante menos.

Antes de nada decirte que yo no nací con un radar para adivinar qué pasará en el futuro y no creo que nadie lo haga, lo único que me queda es intentar protegerme ante los vaivenes que sufriré durante toda mi vida.

Y te escribo para expresarte cuáles creo que son las mejores decisiones, para que tú también vivas lo mejor posible.

Respecto a la pérdida de valor de tu dinero, hay tres actores principales que actuarán sin descanso para conseguir su objetivo, no dejes que lo hagan 🙂

La inflación

Te voy a hablar de algo que seguramente te suene familiar: esa mosca que da vueltas, se posa y no deja de molestar en la comida, que por mucho que intentes espantarla nunca se da por vencida y que al final te tienes que acostumbrar a que esté ahí… pues lo mismo pasa con la inflación, es ese impuesto que vas a tener durante toda la vida y debes tomar decisiones para que no te moleste demasiado.

Ya te hablé de qué es la inflación y lo que significa para tus ahorros, pero deja que te presente un gráfico que he preparado para la ocasión.

Gráfico explicando la inflación y cómo el dinero vale menos
Tu dinero vale la mitad cada 20 años por culpa de la inflación

Explicación: He simulado una cuenta de ahorro con 50.000 euros que paga de intereses un 0,1%, que es más o menos lo que puedes conseguir hoy en día en España en cualquier banco principal. Luego le he aplicado la inflación media de los últimos 100 años (3,5% anual).

Como ya habrás observado, el valor del dinero en la cuenta de ahorros a lo largo de los siguientes 20 años se reduce a la mitad. O dicho de otro modo: en 20 años podrás comprar con esos 50.000 euros lo que puedes comprar ahora con 25.800…

Mira que lo he visto veces, pero no dejo de asombrarme.

Solución: Busca opciones más interesantes que dejar tu dinero en una cuenta de ahorro, o confórmate con perder poco a poco el dinero que tanto te cuesta ganar.

El factor divisa

El segundo actor en este drama es el factor divisa. Hay muchas cosas que podemos comprar en mercados de cercanía, o que se producen en nuestro país, pero muchas otras serán importadas. Habitualmente éstas tienen un precio calculado en origen, en la moneda principal del fabricante y nosotros pagaremos el precio al cambio.

Te pongo un par de ejemplos:

  • Tu móvil, tu ordenador y otros bienes de consumo: si tu moneda se ha devaluado respecto al dólar en los últimos años (casi todas lo han hecho) estarás pagando ahora mínimo un 20-30-40% más que antes.
  • La gasolina, el gas o la electricidad: el costo de importar estos bienes están marcados por lo general en dólares estadounidenses… habrás notado que se han ido encareciendo por varias razones, pero la divisa es una razón de peso.

Quizá en el futuro o en otro momento histórico puede que la tortilla se dé la vuelta por supuesto.

Aprovecho para advertirte que intentar prever el movimiento de las divisas es muy complicado, por no decir imposible, hay demasiados factores que alteran su valor… mi recomendación es que ni lo intentes.

Decisiones del gobierno

Este es un tema para dar de comer aparte. Como bien sabrás las decisiones políticas influyen mucho en tu poder adquisitivo. Sin ir más lejos, cada vez que suben los impuestos (directos e indirectos) lo que está pasando es que parte del dinero que tienes deja de ser tuyo.

No quiero entrar en temas de corrupción, de malversaciones, de amiguismos… más bien quiero enfocarlo hacia temas como la presión fiscal, el estado del bienestar o la deuda estatal.

Cada año que pasa estamos sometidos a más cantidad y tipos de impuestos, pero ¿el bienestar social también ha crecido al mismo ritmo? Probablemente no.

Solución: De forma legal, aprovecha las mejores opciones para poder reducir tu carga fiscal. Si crees que tu país está abusando de tus impuestos, cambia de país.

Deja un comentario