Especializarse o morir

IMPORTANTE: Esta entrada pertenece a mis inicios cuando explicaba cómo hice para ayudar a emprendedores a crear su negocio online relatando cómo lo hacía yo. Ahora no está alineada con el objetivo de esta página pero quise mantenerla porque incluye contenido de calidad que puede que te ayude en algo.

Hoy la entrada va sobre aprendizajes personales en estos meses de andadura. Una reflexión mía, más que algo que aporte valor… seguro que me lo perdonarás.

Siempre lo digo, la transparencia es imprescindible aquí. Vamos allá…

Reflexionando ando

Cuando inicié este proyecto sabía cuál era la meta principal: guiar y ayudar a las personas emprendedoras a conseguir su meta laboral, y así me puse manos a la obra. Unos meses después ya puedo decir que vamos por buen camino: más de una decena de personas orientadas y gente contenta porque está persiguiendo sus sueños.

Pero me he dado cuenta de algo: a pesar de ser bastante específico, he tocado demasiados palos como para estar satisfecho al 100%… es como si fuera un médico general y las consultas fueran de la garganta, un quiste en la cadera y un hueso del pie roto.

No sé si me explico, pero vaya, que voy a especializarme aún más en lo que yo soy bueno de verdad: mentorizar tu proyecto, especialmente trabajando sobre la mente.

Por supuesto tengo conocimientos de marketing online, o de desarrollo web, o de automatización de email… si no supiera de ello, ¿cómo podría aconsejar, no? La clave ha sido y seguirá siendo la formación continuada con los mejores mentores que conozco.

Pivotando la visión y haciéndola más fuerte

Hace casi siete años que ejerzo de mentor en diferentes vertientes: lo he sido en informática técnica, luego en formación y capacitación personal, y hasta ahora en desarrollo individual. Y me veo dando el siguiente paso hacia el empoderamiento de las personas.

¿Todo esto te puede parecer muy místico? Nada más lejos de la realidad. Quizá puedas pensar que es un tema de dinero o de tiempo, pero el 90% de los emprendimientos fracasan antes del primer año porque las cabezas de las personas que los inician no están preparadas para lo que se les viene encima; así de simple.

Y ahí estoy yo: obtener esa visión en perspectiva y armar los pasos concretos y directos para conseguir el éxito.

La visión lo es todo.

¿Te han preguntado alguna vez dónde te ves en 5 años? Quizá un amigo en un parque, o en una entrevista de trabajo…

Si no tienes respuesta, es que no tienes clara tu visión. Y te digo esto porque soy consciente que si estás aquí es porque te importa tu emprendimiento sea el que sea… pero esta tiene que ser la primera pregunta que debe aparecer en tu mente:

«¿Dónde me veo en 5 años?»

Perdona si soy demasiado directo; es lo que hay. ¿Acaso tienes otra opinión?

Extra: Próximos pasos

El otro día preguntaba por Facebook si te interesaba un curso gratis sobre estar preparado mentalmente para emprender, y parece que gustó la idea, así que ¡me he puesto manos a la obra!

Además, estoy preparando la primera guía completa sobre mentalidad ganadora, pero eso ya llegará.

He aprendido tanto… tengo tanto que enseñar, y tan poco tiempo…

Porras.


Solo Si te ha gustado lo que has leído

Cada domingo envío por correo mis ideas más personales a un pequeño grupo de interesados, únete si lo deseas. Es gratis.