Estás dejando de hacer lo que te gusta porque no tienes dinero?

IMPORTANTE: Esta entrada pertenece a un emprendimiento pasado con el que intenté crear una comunidad financiera alrededor de la jubilación temprana y la gestión de finanzas personales. Ahora la guardo porque creo que puede incluir contenido de calidad que te ayude en la vida.

Dicen que es mejor nunca haber tenido algo que haberlo tenido y perderlo. Yo congenio bastante con esa idea, pero con matices… no se puede aplicar a todo ni siempre se cumple. Aún así en lo que a las finanzas respecta parece que tiene bastante sentido, porque la gente hace verdaderas locuras con tal de volver a tener el estatus perdido por la falta de dinero.

Veo a esa persona que perdió su trabajo en la pasada crisis y aún así mantuvo su nivel de vida cuando obviamente debería haberlo bajado drásticamente. ¿Será el qué dirán? ¿La fe ciega en encontrar otra fuente de ingresos al mismo nivel? ¿La estupidez humana?

Quizá una mezcla de las tres.

En el mejor de los casos acabaría por darse cuenta y a tiempo para no arruinarse y quedarse tan solo con una pequeña deuda.

Todo esto viene a que en muchas ocasiones deseamos tener una vida que no podemos alcanzar económicamente. Nos encantaría llevar el tren de vida de Cristiano Ronaldo pero por no ser no somos ni portugueses. Nos llevamos las manos a la cabeza cuando nos cuentan que niñatos derrochan botellas de champán de 15.000 euros en las playas de Ibiza pero en el fondo desearíamos ser ellos…

O no.

Qué es lo que quiero

¿Verdaderamente sería más feliz teniendo un yate de 60 metros? Ya te lo digo yo ahora: no. No me es necesario pensar a ese nivel de riqueza para entender que no es el sino de mi vida.

Aunque una cosa no quita la otra: por supuesto deseo tener una buena vida, con buenas comodidades pero sin tener que abandonar el minimalismo, y que la libertad financiera me lleve a conseguir todas las metas que me proponga.

Porque pienso que lo más caro en esta vida es el tiempo. Tiempo que nunca volverá por más que me empeñe y trabaje duro; porque los 20 ya pasaron, al igual que los 30 y ya no hay vuelta atrás.

Por lo tanto, la pregunta clave que yo me hago sería… ¿estás dejando de hacer lo que te gusta porque no tienes tiempo?

Si hago un repaso a las 101 cosas que quiero hacer antes de morir ninguna me exige tener millones en el banco. Más que nada se tratan de metas que requieren tiempo y planeación, así como esfuerzo físico y mental en algunos casos.

En mi caso tras casi 20 años trabajando, ahorrando e invirtiendo es momento de dejar de pensar en el dinero y hacerlo en el tiempo.

¿Es también el tuyo?

Qué es lo que quieres

En la mayoría de casos no estamos en el mismo punto. Puede ser que recién estés empezando a ahorrar, aún no lo hayas hecho o ni siquiera lo hayas pensado. Quizá estás más adelante, o en el mejor de los casos ya hayas descubierto las claves para el éxito financiero… quién sabe, puedes contárnoslo en los comentarios, pero probablemente estés dejando de hacer algunas cosas simplemente porque no tienes el dinero para pagarlas.

Te tengo una buena noticia: tienes tiempo para hacerlo todo si te lo propones desde ahora mismo.

Te pongo un ejemplo de alguien cercano que me comentaba el otro día: quiere irse a vivir a Japón para perfeccionar el idioma, pero no puede hacerlo porque no tiene fondos suficientes para lanzarse.

No te lo vas a creer pero lleva 5 años pensando en ello y adivina cuanto dinero tiene para esa meta: exacto, cero.

Mi reacción no se hizo esperar y no todo el tacto del mundo le comenté que no me entraba en la cabeza que no hubiera podido ahorrar ni un céntimo si como me decía ese era el sueño de su vida…

El secreto se desveló al entender que en realidad nunca lo había pensado en serio. Las personas solemos ser demasiado optimistas sobre lo que podemos conseguir en un día e infravaloramos lo que podemos conseguir en el largo plazo. Si hubiera ahorrado 2 o 3 euros diarios durante esos 5 años ya estaría en Japón comiendo sushi del bueno. Por el precio del café con leche de cada día habría cumplido su sueño vital.

Averigua lo que quieres, pero lo que deseas de verdad, y establece un plan económico para conseguirlo. Ya sea en 6 meses o en 10 años, eso no importa lo más mínimo.

Actúa

Esta entrada es sencilla y al punto.

Se trata de que reflexiones cuál es tu plan para conseguir hacer lo que quieres y que nada por el camino te lo impida, o por lo menos el tema económico que es donde yo me enfoco.

PD: Soy más de Messi que de Cristiano aunque ninguno de los dos va a darme de comer jamás 😉

Deja un comentario