Hoy cumplo 40

Parece que allá por abril de 1981 una madre dio a luz a un pequeño humano, que resulté ser yo.

Hay cosas de las que no tenemos el más mínimo control y esta no fue diferente, como muchas otras en la vida. Pero debo decir que me alegro de que ocurriera así como me alegro de estar vivo aún hoy 40 años más tarde.

Aunque no fue para nada fácil, que nadie se lleve a engaño… ¡Tuve que luchar con millones de otros espermatozoides unos meses antes para poder ser yo el que naciera!

Nada les culpo a mis rivales. ¿Quién no hubiera querido nacer en una familia con unos padres tan estupendos y maravillosos como los míos? No tengo más que echar la vista atrás y continuamente darme cuenta de que hoy soy quien soy en gran parte gracias a ellos.

Gracias mamá y papá; abuelos, tíos y familia en plural.

Reflexión número 1: Una familia que te quiera, se esfuerce por darte todo lo que necesites y te inculque valores de vida es piedra angular para construir la base de nuestra existencia.

¿Será verdad que cuantos más años cumples más rápido se te pasa la vida? En mi caso parece que fue ayer cuando cumplí los 30, pero luego reflexiono y me doy cuenta de que he tenido multitud de vivencias en este tiempo.

Algunos ejemplos destacados:

  • Empecé a trabajar en Apple
  • Casi dejo todo para irme a vivir a Tailandia
  • Me fui a trabajar a Londres
  • Casi dejo todo para irme a vivir a Japón
  • Me fui a trabajar (y vivir) a México
  • Me casé
  • Fui papá
  • Me fui a vivir a la Riviera Maya
  • Dejé Apple
  • Me fui a vivir a Panamá

Y todo esto en tan solo diez años. Hoy que cumplo 40 me pregunto:

¿Qué será lo que está por venir?

Reflexión número 2: Sobrevaloramos lo que podemos conseguir en un día o una semana, pero infravaloramos bochornosamente de lo que somos capaces a mucho más largo plazo.

Me siento bien

Estoy mucho más saludable que antes (por lo menos valorando aquello a lo que tengo acceso), soy más consciente de mí y de mi familia y estoy cultivando conocimientos para el presente y futuro.

Estoy convencido de que por supuesto mucho de ello es consecuencia de la edad y las vivencias pasadas, pero también hay algo que ha cambiado dentro de mí en los últimos años.

Hoy me preocupan cosas que ni se me pasaban por la cabeza hace un lustro, y sin embargo hay otras cosas importantísimas para mi yo anterior que hoy no les dedico ni un segundo en mi cabeza.

Qué cosas.

Aunque debo confesarte algo: hace algunos días que estoy durmiendo poco y mal, y aún no he conseguido entender el porqué.

  • ¿Será por la crisis de los 40, si es que eso existe?
  • ¿Tal vez por no verle fin a la dichosa pandemia?
  • ¿Quizá por estar fracasando en mi objetivo de relaciones sociales?

No lo sé, pero voy a sentarme con mi esposa a hablarlo que ella siempre tiene un punto de vista que vale la pena escuchar.

Reflexión número 3: Por más que puedas creer que tu vida es maravillosa siempre hay cosas que pueden mejorar. Definitivamente la vida de Instagram no existe y asegúrate de tener quien te apoye para mantener el rumbo adecuado, pues la felicidad es frágil si no la cuidas.


Hoy es un día para celebrar. La verdad es que me encantaría poder hacerlo con los míos en España, pero habrá que posponerlo unos meses más… no pasa nada.

En definitiva lo importante de cumplir años es seguir sumando, y que cada uno de ellos estén llenitos de experiencias y risas por dentro.

“¿Y ahora qué hacemos?” — dice mi hija cuando se acaba la película de Toy Story que está viendo.

“Ahora cariño… ahora empieza Toy Story 2.”

A por los próximos 40. Y que tú los veas.


Solo Si te ha gustado lo que has leído

Cada domingo envío por correo mis ideas más personales a un pequeño grupo de interesados, únete si lo deseas. Es gratis.

Deja un comentario